top of page

Nos rendimos

Nos rendimos. Perdimos la batalla. Dejamos de luchar y mejor preferimos aligerar nuestras almas. Cedimos ante la impaciencia. No supimos enfrentar la frustración. Más aún, nos dividimos y nos individualizamos.

 

Este cuarto de siglo se ha caracterizado por la indiferencia colectiva, la viveza y oportunismo sin medida. Es una rendición dolorosa, estrepitosa, convirtiéndonos en una sociedad descarada y caprichosa.

 

Es una derrota que como humanidad se nos va a reclamar, nos pedirán cuentas las generaciones venideras cuando abran los ojos y vean la podredumbre del pensar y actuar de la civilización actual.

 

Nos rendimos ante la vida, es increíble leer comentarios de la juventud criticando severamente a quienes condenamos el aborto. Argumentando que como hay abusos sexuales, abandono y desinterés ante los niños que nacen en condiciones vulnerables, entonces es mejor que no nazcan.

 

En pocas palabras, las nuevas generaciones se están rindiendo ante la muerte, pues ésta ha ganado la partida. Haciendo creer a una sociedad que no se cuestiona nada, que las soluciones de muerte son mejores que las de la vida.

 

¿Dónde quedó la unidad humana que buscaba hacer la diferencia ante la pobreza? ¿Dónde están las generaciones de celebridades cantando unidas para recaudar fondos por una causa? ¿Dónde quedó la sensibilidad ante la desventura y el activismo en favor de los más desfavorecidos?

 

El individualismo recalcitrante es lo que reina en este primer cuarto de siglo, el ego y el capricho se sobrepusieron a la humildad y generosidad. Vergonzoso pensar, tan siquiera concebir la idea de que la humanidad es una plaga y que por eso valen más las especies en extinción que un embrión humano.

 

No se precisan demostraciones teóricas para contrarrestar dicho pensamiento panteísta, basta con un poco de sentido común para que sea evidente que los seres humanos no damos saltos cualitativos ni somos mejores o peores que las demás especies, sino que somos diferentes. La persona es valiosa ontológicamente por el hecho de serlo, pero no espero que este concepto filosófico se entienda ya que lo que más se ha perdido en estos 25 años justamente es el amor por la sabiduría.

 

Basta con un poco de Dios, simplemente un poquito de humildad que nos lleve a mirar al cielo para comprender que la muerte no es la solución ante la miseria humana. De hecho, un poco de Dios nos haría más valientes y seríamos menos cobardes ante decisiones tan barbáricas y se entendería que el bebé en el vientre de su madre es una criatura que se protege sin duda alguna.

 

Por el contrario, es hoy en esta sociedad débil, frustrada y acomplejada, un peligro ser ese bebé por nacer, pues es el enemigo por vencer. A eso sí se juntan las celebridades y personalidades, a promover el exterminio prenatal, como si fuera la gran lucha que hará un mundo mejor.

 

Pobre juventud, pobres mujeres que se han creído la mentira del derecho a decidir, volviéndose en sicarias de sus hijos y verdugos de México. Pobres que han perdido su identidad, creyendo que esa “elección” las hace libres, cuando en realidad son prisioneras de movimientos destructores de la vida, la familia y de Dios.

 

Que en paz descansen miles de mexicanos que no nacieron y que los responsables de sus muertes sientan el taladro perforar su conciencia hasta el arrepentimiento.

 

Nota:

 

México, en su antiguo Distrito Federal, despenalizó el aborto el 24 de abril de 2007 hasta las 12 semanas. Hoy hay amparos para que se puedan provocar abortos en todo el país, y hay una batalla ganada, la mente de la juventud se rindió ante la vida. Dejó de defenderla y mejor sucumbió ante la muerte.

 

Si eres de los que no se han rendido, este 27 de abril a las 10:30am acude a la Marcha por la Vida en el Monumento a la Revolución en la CDMX.

 




*Licenciada en Economía, Maestra en Ciencias de la Familia, Especialista en Educación Perinatal, Instructora de Lactancia y Doula, Doctoranda en Bioética, escritora y activista a favor de la vida y la familia. Mamá de Carlota y Alejandra.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page